Delante la chimenea con la Palabra de Dios

En esta secciòn se ofrecen algunas reflexiones sobre la Palabra de Dios del dìa festivo, preparadas por la comunidad cada semana. Este material trata de responder a una doble exigencia de todos: a) Escuchar la Palabra de Dios en la misa dominical habiendola ya meditado en modo serio y profundo; b) Adecuar la homilia o la catequesis en el mejor modo a la sensibilidad y a las situaciones concretas de los fieles. El camino realizado, ya desde hace 40 años ha demostrado que este mètodo –aunque si no es el ùnico ni el òptimo- mejora la calidad y los contenidos de la homilia. Esto se transforma en un valioso servicio que los laicos ofrecen al sacerdote y el sacerdote ofrece a la comunidad de los fieles. Despuès de esta experiencia como grupo, se sintiò la exigencia de ofrecer tambièn un “rastro” escrito para que la reflexiòn continùe durante la semana en familia. Ahora el textò està disponible a travès de internet: la nueva “chimenea”, donde la familia puede reunirse alrededor de la Palabra de Dios y del fuego del Espìritu Santo. La Iglesia invita cordialmente a preparar un corazòn bien dispuesto a escuchar y a profundizar la Palabra de Dios.

Textos traducidos por María Beatriz May y María del Carmen

 

Décimoquinto Domingo del Tiempo Ordinario

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 2 November 2013

verde¿Quién es mi prójimo? El que tuvo compasión de él     

Lecturas: Deuteronomio 30, 10 14; Colosenses 1, 15 20; Lucas 10, 25 37.

1 – Un mandamiento nuevo – El Deuteronomio es el libro del Antiguo Testamento que contiene la fórmula oficial de la Ley divina , esculpida en el corazón del hombre desde su nacimiento y revelada por Dios mismo a Moisés para reafirmar su voluntad absoluta: “Amarás al Señor, tu Dios con todo tu corazón. Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Jesús en la última Cena ha redefinido este mandamiento en un nuevo modo y más elevado: “Que nos amemos todos como él nos amó”.

Continua

Cuartodécimo Domingo del Tiempo Ordinario

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 25 October 2013

verdeLa cosecha es abundante, pero los obreros son pocos. Rueguen, pues, al dueño de la cosecha que envíe obreros a su cosecha

Lecturas:    Isaías 66, 10 14; Gálatas 6, 14 18; Lucas 10, 1 12.17 20.

1 - La Madre – Esta profecía de Isaías es uno de los textos más conmovedores del Antiguo Testamento: Dios se presenta como una madre que consuela, protege y nutre a sus hijos. Nosotros también vamos a ser testigos de este evento: “Cuando ustedes vean todo esto, les saltará de gozo el corazón y su cuerpo rejuvenecerá como la hierba. La mano de Yavé se dará a conocer a sus servidores”. Estamos pasando por momentos difíciles debido a que el hombre, abandonando a Dios, eligió prescindir de un padre, de una madre y de una familia. Muchos se dejan andar pensando “total no hay nada más que hacer”. En cambio, nuestra fe, nos da en primer lugar un Padre, que tiene el calor y la ternura de una madre divina, que trasforma los sufrimientos y las pruebas de sus hijos en un consuelo grande y duradero.

Continua

Décimotercer Domingo del Tiempo ordinario

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 20 October 2013

verdeEl que pone la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios

Lecturas:    1 Reyes 19, 16b.19 21; Gálatas 4, 31-5,1.13 18; Lucas 9, 51 62.

1 - ¡Sígueme! – El Evangelio de hoy termina el discurso del domingo anterior, que proponía el seguir a Cristo como el compromiso de “perder” la propia vida, es decir , donarla para el bien de todos. Hoy, es una vez más Cristo quien nos dirige una invitación perentoria: ¡“Sígueme en esta nueva forma de vida”! Aquí se inscribe toda la historia personal de cada hombre.

Continua

Duodécimo Domingo del tiempo ordinario

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 18 October 2013

verdeEl que quiera salvar su vida la perderà, pero quien pierda su vida pormi causa la salverà

Lecturas: Zacarías 12, 10-11; Gálatas 3, 26-29; Lucas 9, 18-24.

1 - ¿Qué es la vida? – El tema fundamental del Evangelio, la “buena noticia”, es la definición de la vida humana. Cristo nos revela la verdadera naturaleza de la vida y porqué Dios nos la dio. Él nos propone con una paradoja muy eficaz el nuevo y verdadero modo de concebir la vida, y nos ofrece un ejemplo inalcanzable son su vida. Aceptar este “principio” significa también aceptar las decisiones radicales que Él propone a los hombres que quieran salvarse.

Continua

Undécimo Domingo del Tiempo Ordinario

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 20 September 2013

verdeSus pecados le fueron perdonados porque mucho ha amado

Lecturas: Samuel 12, 7 10.13; Gálatas 2, 16.19 21; Lucas 7, 36 50.

1 - Un Dios que perdona – Tratemos de imaginar un mundo en el que el hombre no tuviese ninguna posibilidad de ser perdonado ni por Dios ni por los hombres: sería la desesperación... Es por eso que el Salmo responsorial canta la bendición del hombre que tiene la posibilidad de ser siempre perdonado por Dios: “Tú eres un refugio para mí, de la angustia, me guardas, me rodeas de cantos de liberación. Todos los rectos de corazón, griten de gozo”! Por otro lado, si no hay perdón, sería inútil hablar del pecado; así que: “Devuélveme, Señor, la alegría del perdón”. A partir de aquí comienza la esperanza cristiana y humana: si Dios me perdona, quiere decir que puedo lograr liberarme del mal para siempre.

Continua

Décimo Domingo del tiempo ordinario

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 20 September 2013

verdeJoven, yo te lo mando, levántate. Se incorporó el muerto inmediatamente y se puso a hablar.

Lecturas: I Reyes 17, 17-24; Gálatas 1, 11-19; Lucas 7, 11-17.

1 – Un accidente irreparable – La muerte asume siempre esta connotación básica porque sea como sea, quiebra una vida, sobretodo cuando ésta se asoma en su florecer, como en el caso del niño de la viuda de Sarepta o del joven hijo de la viuda de Naín. A todos nos resulta espontáneo exclamar frente a la inevitabilidad de la muerte las mismas palabras de la viuda de Sarepta: “¿Qué hay entre tu y yo, oh muerte?”. Efectivamente no puede haber nada en común entre la vida y la muerte: una es negación de la otra. Así que, sólo en una perspectiva cristiana de la fe absoluta e inquebrantable en el valor inagotable de la vida humana, en la resurrección final del cuerpo y en la vida eterna en Dios, la muerte puede llegar a ser aceptable y deseable. Por lo tanto exclamemos desde ahora y cada día, con el profeta Elías: ¡” Oh Señor, mi Dios, que la vida vuelva a mi cuerpo”!

Continua

Solemnidad del Corpus Christi

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 12 September 2013

giallo Yo soy el pan vivo que descendió del cielo, el que come este pan vivirá eternamente.

Lecturas: Génesis 14,18 20; Corintios 11,23+26; Lucas 9,11 17.

1 - El grande sacramento - La Eucaristía es el gran resultado del Amor infinito de Cristo por nosotros: la sangre de la misericordia, el agua de la verdad, el pan de una presencia continua que nos alimenta y nos da fuerza, la invitación y el compromiso de estar unidos en su amor: “¡Misterio de amor! ¡ Símbolo de unidad! ¡Vínculo de caridad! Quien quiere vivir, tiene un lugar donde vivir y tiene de qué vivir. Entonces, que se acerque,que crea y forme parte del cuerpo y así será vivificado.Que sea bello, sea válido, sea sano, que quede unido al cuerpo y que viva de Dios y para Dios (S. Agustín, Tratados sobre el Evangelio de San Juan 26,13).

Continua

Solemnidad de la SS. Trinidat

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 27 August 2013

gialloTodo lo que posee el Padre es mío. El Espíritu tomará de lo mío y os los anunciará.

                           Lecturas: Proverbios 8,22 31; Romanos 5,1 5; Juan 16,12 15.

1 - Un prejuicio – Muchos piensan en la Trinidad como un dogma impenetrable o, peor aún, como un tabú del que es mejor no hablar. ¡Existe y basta! Nada puede ser más absurdo. ¿Qué podría ser más fácil de entender y más hermoso que un DIOS-FAMILIA? Es claro que este término se aplica a la Trinidad con todas las debidas distinciones, pero tenemos que darnos cuenta que fuimos creados a su imagen y semejanza. La Trinidad es justamente esto: un PAPÁ (el Padre), un HIJO (el Verbo), un ESPOSO (el Espíritu Santo) que se aman con un único, idéntico y perfecto amor. Son tres que se aman, ¡pero con un solo amor!

Continua

Solemnidad de Pentecostés

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 27 August 2013

rossoTodos somos bautizados en un solo Espíritu para formar un solo cuerpo

Lecturas: Hechos 2,1‑11; Corintios 12...12‑13; Juan 20,19‑23.

1 – El don y los dones – La Iglesia hoy invoca así al Espíritu Santo: “Ven dador de dones, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor”. El Espíritu Santo es todo el Amor del Padre y del Hijo, que se donan mutuamente y que se nos dona. En este don están encerrados, como en una fuente inagotable, todas las gracias, los carismas específicos, las ayudas especiales que el Amor de Dios derrama diariamente en el espíritu de los hombres y en toda la realidad creada. Pero hay algunos momentos pentecostales, en los cuales su efusión ha sido y será extraordinaria: a) desde los albores de la creación, el Espíritu Santo soplaba sobre las aguas infundiendo la vida; b) María concibió a Jesús en el vientre, por obra del Espíritu Santo; c) Jesús muriendo en la cruz y resucitando ha derramado el Espíritu Santo de la redención y de la resurrección; d) en el día de Pentecostés nació la Iglesia, la nueva humanidad transformada en la familia de Dios; e) al final de la vida humana recibiremos la última e inmensa efusión, que nos hará dignos de la visión beatífica.

Continua

Ascensión del Señor

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 27 August 2013

gialloEn nombre de Cristo se predicará el perdón y la conversión a todas las naciones. De esto sois testigos.

Lecturas: Hechos 1, 1 11; Efesinos 1,17 23; Lucas 24,46 53.

1 – No es una despedida – La ascensión no es el final de la misión y la presencia de Jesús entre nosotros, sino el inicio de una nueva fase de la salvación realizada por Cristo con nosotros a través del Espíritu Santo. Este es el significado de las últimas palabras de Jesús, antes de ascender a los cielos: “Yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo”. La Iglesia es una clara evidencia de esta presencia constante. De hecho, Jesús se queda con nosotros de diferentes maneras: a través del ministerio apostólico (Papa, obispos, sacerdotes), los sacramentos (bautismo, eucaristía, matrimonio, etc.), el libro de la Palabra, la comunidad humana.

Continua

116 17 18 19 20 21