Delante la chimenea con la Palabra de Dios

En esta secciòn se ofrecen algunas reflexiones sobre la Palabra de Dios del dìa festivo, preparadas por la comunidad cada semana. Este material trata de responder a una doble exigencia de todos: a) Escuchar la Palabra de Dios en la misa dominical habiendola ya meditado en modo serio y profundo; b) Adecuar la homilia o la catequesis en el mejor modo a la sensibilidad y a las situaciones concretas de los fieles. El camino realizado, ya desde hace 40 años ha demostrado que este mètodo –aunque si no es el ùnico ni el òptimo- mejora la calidad y los contenidos de la homilia. Esto se transforma en un valioso servicio que los laicos ofrecen al sacerdote y el sacerdote ofrece a la comunidad de los fieles. Despuès de esta experiencia como grupo, se sintiò la exigencia de ofrecer tambièn un “rastro” escrito para que la reflexiòn continùe durante la semana en familia. Ahora el textò està disponible a travès de internet: la nueva “chimenea”, donde la familia puede reunirse alrededor de la Palabra de Dios y del fuego del Espìritu Santo. La Iglesia invita cordialmente a preparar un corazòn bien dispuesto a escuchar y a profundizar la Palabra de Dios.

Textos traducidos por María Beatriz May y María del Carmen

 

Sexto Domingo de Pascua

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 27 August 2013

gialloLes dejo la paz, mi paz les doy. No se turbe vuestro corazón. Me voy y volveré a vosotros.

Lecturas: Hechos 15, 22 29; Apocalipsis 21, 22 23; Juan 14, 23 29.

1 – Los hechos de Dios – Estas palabras de Jesús, pronunciadas en la última cena, pueden ser referidas tanto a su inminente muerte y resurrección, ya sea a su ascensión que culmina en la pentecostés, ya sea a nuestra vida que es una larga espera del regreso de Jesús, ya sea al momento histórico que estamos viviendo, tan lleno de signos premonitorios, en los que parece inminente la llegada extraordinaria del Señor. La paz es la suma de todos los bienes fundamentales de la vida: la humildad, la verdad, la unidad; que los incluye, los guarda y los hace activos.

Continua

Quinto Domingo de Pascua

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 27 August 2013

gialloLes doy un mandamiento nuevo : que se amen los unos a los otros

Lecturas: Hechos 14,20‑26; Apocalipsis 21,1‑5; Juan 13,31‑33.34‑35.

1 ‑ Nuevo cielo y nueva tierra ‑ La Resurrección es por lo tanto el inicio de una nueva vida en la tierra, radicalmente diferente del modelo pagano, en el que el hombre prácticamente elimina a Dios y toma su lugar, para luego adorar a las criaturas más que al Creador. De esta manera el hombre es llevado a sus orígenes verdaderos y a la fuente completa de la vida humana, en total comunión de amor con Dios y la humanidad. El apóstol Juan expresa muy bien esta realidad con la visión de la esposa ataviada para su esposo: “¡He aquí la demora de Dios con los hombres! Pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo, y él será Dios-con-ellos”.

Continua

Cuarto Domingo de Pascua

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 27 August 2013

gialloMis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen, Yo les doy vida eterna.

Lecturas: Hechos 13,14.43 52; Apocalipsis 7,9.14 17; Juan 10,27 30.

1 - El Buen Pastor - Jesús es quien tiene la misión de “apacentar” todos los hombres, es decir, para salvarlos del mal les da de comer, a fuerza de verdad y amor; los reúne en una sola familia y los guía hacia la vida eterna. ¿Quiénes son las ovejas de Jesús?. Agustín dice: “Sus ovejas son los que creen, que siguen a su pastor, que no desprecian a su redentor, que entran por la puerta y cuando salen se encuentran con los prados de la verdad y participan a la vida eterna”. En esto ya se asemejan a Él, el Cordero inmolado para la salvación del mundo: “He aquí el Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo, llevándolos sobre sí”. (San Juan Bautista).

Continua

Tercer Domingo de Pascua

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 9 July 2013

gialloSimón de Juan, ¿tú me amas? Cierto, Señor, ¡Tú sabes que te quiero!

Lecturas: Hechos 5,27-32.40-41; Apocalipsis 5,11-14; Juan 21,1-19.

1 - ¡Es el Señor! – El Evangelio de Juan nos narra la tercera aparición de Jesús a los apóstoles mientras pescaban en el lago de Cafarnaúm. Cuando Jesús se presenta ante ellos, no le preguntan más ¿Quién eres? Porque ya saben quién es Él. Ya se han habituado a ver con naturalidad a Jesús entre ellos, compartiendo todos los aspectos de la vida cotidiana. ¿Nos sucede lo mismo a nosotros?. ¿Somos conscientes y estamos sorprendidos de que Jesús esté siempre en nuestras vidas: en los pliegues del corazón, en los pensamientos de la mente, en las decisiones de la voluntad; y además, en casa, en la escuela, en la fábrica, en la oficina, en el negocio, por la calle, en quien sufre?

Continua

Segundo Domingo de Pascua

Posted by padre Eugenio Cavallari on 4 July 2013

gialloBienaventurados los que creeran sin ver

Lecturas: Actos 5,12‑16; Apocalipsis 1,...17‑19; Juan 20,19‑31

1 – La Pascua continúa – Sería muy poco celebrar Pascua solo por un día, recordando simplemente el hecho histórico de la resurrección de Jesús de entre los muertos. Cada Pascua tiene que ser la celebración del misterio de Cristo vivo y resucitado, continuamente presente en medio a los hombres. Es por esto que los Hechos de los Apóstoles dicen que “aun cuando Pedro pasaba, era suficiente que su sombra tocase algún enfermo para que este sanara”. De hecho, en cada cristiano obra y pasa Cristo, y quisiéramos advertir el pasaje poderoso del Señor entre nosotros!

Continua

Solemnidad de Pascua

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 19 June 2013

gialloCristo nuestra Pascua fue inmolado: hagamos fiesta en el Señor! 

Lecturas: Actos 10,34.37 43; Colosenses 3,1 4; Juan 20,1 9.

1 - Al sepulcro – Un grupo de mujeres va, a la madrugada, a la tumba de Jesús Llevan consigo aromas para completar de embalsamar su cuerpo, pero se preguntan ¿quién nos abrirá la pesada piedra del sepulcro?. Ellas no preven que tendrán que superar también los controles de las guardias y romper los sigilos puestos por el sinedrio sobre el sepulcro; para poder llegar hasta un muerto... Pero es un escenario completamente diferente: el sepulcro está abierto y no hay rastro de guardias. Distinguen un ángel que desde adentro les anuncia: “Cristo resucitó, no está aquí”! Entonces, volviendo ellas para anunciar a Pedro y a Juan, los cuales se encaminaron a controlar: encuentran el sudario y las vendas bien plegadas a la cabecera y a los pies de la losa tumbal, hipotéticos ladrones como sostiene la Magdalena- no pueden haber robado el cuerpo del Señor. Ante tanta evidencia, resurge la fe de Juan, testigo ocular de la muerte y sepultura de Jesús ¡“Él vio y creyó”!.

Continua

Domingo de Ramos

Posted by P.Eugenio Cavallari on 12 June 2013

rossoGloria a ti que vienes, lleno de bondad y de misericordia!

Lecturas: Isías 50,4‑7; Filipenses 2,6‑11; Lucas 22,14‑23,56.

1 ‑ La clave de lectura - Hoy Jesús nos dice quien es Él y lo que piensa sobre la vida. Sus palabras son màs solemnes e indicativas porque las pronuncia por última vez en la inminencia de su pasión y muerte. Él está plenamente consciente que afirma una verdad absolutamente fuera del alcance humano, por lo tanto introduce su discurso invitándonos a observar la ley fundamental del comportamiento de la creación: “Si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. El que ama su vida la pierde y el que odia su vida en este mundo la guardará para una vida eterna. Si alguno me quiere servir, tome su cruz y me siga” (Jn 12,24). Esta palabra expresa perfectamente la naturaleza de la vida según Dios y por qué Dios nos la dio. Es solamente un don de Dios, no propiedad privada y exclusiva de cada uno; por lo tanto, como tal, es de todos y tiene que ser ofrecida a todos: PERDERSE, o sea, “darse por”, es decir brindarse por amor a los demás. La opiniòn contraria, la del mundo, sostiene que la vida es un TOMARSE, amar egoístamente sin dar nada a los otros. Ahora, si aceptamos este principio, aceptamos todo el Evangelio; si lo rechazamos, rechazamos todo el Evangelio. Pero esta es la única forma de salvación! Aquí reside el verdadero desafío del cristianismo y la cultura del mundo, que se juega desde hace dos mil años. ¿A quién da razón la historia?.  

Continua

Quinto Domingo de Cuaresma

Posted by P.Eugenio Cavallari on 6 June 2013

violaAquel que esté sin pecado, que arroje la primera piedra

Lecturas: Isaías 43,16-21; Filipenses 3,8-14; Juan 8,1-11.

1 – La mujer adúltera – El episodio de la mujer adúltera contiene dos lecciones muy importantes: a) Jesús es la miseriordia de Dios en persona, dispuesto a perdonar a todo el que demuestre estar dispuesto a no pecar más; b) los hombres tienen que dejar de condenarse mutuamente porque nadie es impecable, todos han pecado y pueden pecar en el futuro. “Aquel que esté sin pecado, arroje la primera piedra” (Evangelio). Y en primer lugar, para poder condenar al prójimo, es necesaria no sólo la autoridad de juzgar en nombre de Dios, sino que también la capacidad de conocer las intenciones de quien ha cometido un acto. Cosas estas que son de exclusiva incumbencia de Dios.

Continua

Cuarto Domingo de Cuaresma

Posted by P.Eugenio Cavallari on 28 May 2013

violaLes suplicamos en nombre de Cristo: dejáos reconciliar con Dios

Lecturas: Josuè 5,9.10-12; Corintios 5,17-21; Lucas 15,1-3.11-32

1 – Alègrate Jerusalén - La liturgia de hoy exulta de alegrìa porque la humanidad ha sido liberada de la “infamia de Egipto”, o sea de la esclavitud que existía en el pueblo hebreo antes de la liberación: sin patria y sin familia, sin padres y sin hermanos. El pecado produce un equivalente efecto espiritual: nos rinde esclavos de nuestras pasiones y de las de los otros. Pero el Señor “està cerca de quien lo busca, lo libera de todas sus angustias”, entonces nos da la libertad y la alegría verdaderas.

Continua

Tercer Domingo de Cuaresma

Posted by Padre Eugenio Cavallari on 21 May 2013

violaSi no se convierten, todos pereceràn del mismo modo

Lecturas: Exodo 3,1‑8.13‑15; Corintios 10,10‑12; Lucas 13,1‑9.

1 – El zarzal ardiente – La Cuaresma nos lleva, como a Moisès, a un paso de Dios. En nuestra conciencia o en nuestro corazòn, que se han vuelto nuestro zarzal ardiente, estamos siempre cara a cara con la santidad divina del Padre, del Hijo y del Espìritu Santo. Como Moisès, tambièn nosotros nos sentimos muy pequeñitos delante a “Yo-soy-el-que-soy”; pero al mismo tiempo estamos conmovidos y vencidos por tanta bondad de parte de El que se inclina sobre nosotros: “ Quita las sandalias de tus pies, porque el lugar en que estàs es tierra sagrada”. Esta tierra sagrada es nuestro propio corazòn, donde Dios se complace en habitar para siempre como en su templo santo. Tomemos entonces conciencia de que el Amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones para transformarnos en algo divinamente santo. Este amor, como el zarzal ardiente, quema sin apagarse nunca .

Continua

117 18 19 20 21